Anoche me sentí como un trozo de carne

 

Hoy me he puesto mi camisa favorita.

Es muy cómoda, además es bonita y me hace sentir bien, aunque para algunos ojos se queda demasiado abierta. Me gustaría poder ponérmela sin tener que escuchar por un día:

Así me gustan a mí los pechos, ¡bien peludos, paquetón!

Jorge el paquetón“, así se refieren a mí ciertas mujeres. Es denigrante. ¿Os imagináis que a una mujer se le apodase “la pechotes“? Sería impensable.

Son las dos de la mañana. Hace ya un rato que mis amigos se han marchado pero me apetece tomar una última cerveza de camino a casa. Hace frío, ojalá hubiera escogido algo que me tapase un poco más. Por suerte aún no me he cruzado con nadie, pero aún me quedan 15 minutos más hasta el barrio. Odio sentirme así de vulnerable de noche por la calle. Me gustaría poder salir de fiesta sin pasar miedo a la hora de volver. Mis amigas no lo entienden.

«¡Mierda! Por allí vienen dos mujeres, espero que pasen de largo… me dan ganas de esconderme o de darme la vuelta. Joder… ya me han visto, ahora no puedo ocultarme… sigo andando. ¿Por qué reducen el ritmo al verme? Joder, joder, joder… ¿dónde está mi móvil? Con este nudo en la garganta tampoco sé si me serviría de mucho pero quizá si finjo que estoy hablando por teléfono y preparo el número para llamar a emergencias…»
Aprieto el culo y acelero el paso… «¡buff!… vale, no me siguen…»

Para variar me siguen gritando cosas desde la distancia:

¡Vaya culazo guapo! Como tengas el rabo igual… ¡te dejo seco!

«Joder, qué mal rato… vale, ya estoy en el bar. Voy a guardar el móvil no sea que me lo robe alguna cuando se arrime a sobarme el culo».
Para rematar, las que había en la puerta me han dicho de todo mientras se agarraban las tetas:

¡No pases tan rápido moreno, que tienes paquete para todas!…

«¡Joder, que podrían ser mi madre!» Hago como que no oigo nada y me voy hacia la barra, necesito una cerveza, tengo el corazón a cien por hora. Qué manía con mirar…. se podían cortar un poco. «Ojalá la tuviera pequeña, así seguro que nadie me miraba el paquete».

¿Me pones una cerveza?

Mientras estoy escuchando como respuesta un “¡por supuesto, semental! ¡A esta te invito yo!” noto como otro cuerpo se pega a mi culo y una mano se dirige a mi paquete. Me quedo helado. Con esfuerzo decido girarme para increpar a mi acosadora y me encuentro con tres mujeres señalándose entre sí y riendo:

¡Yo no he sido!

Entonces es cuando me doy cuenta; en el bar no hay casi ningún hombre, está lleno de mujeres bebiendo y ojeando. «Joder, quién me habrá mandado venir…» Cojo mi cerveza y cuando voy a alejarme de la barra, una de las mujeres me dice señalando un cartel:

Qué suerte tenéis los machitos, tenéis barra libre de bebidas.

Pub Acoso Sexual

Miradas, guiños, gestos obscenos… ¡qué agobio! «¡¿Pero qué coño les pasa a las mujeres?!» Me retiro de una mano que me toca y encima escucho un ¡serás estrecho! ¿Si no quieres nada para qué vienes?”

«Yo sólo quería tomarme una cerveza antes de irme a casa». Apuro incómodo mi botellín y me dirijo al cuarto de baño. Necesito un momento de intimidad.

Si quieres entramos contigo, chulazo, jiji…

No gracias —respondo. «Vete a la mierda», pienso.

Ante su insistencia me deshago de sus sobeteos e intento marcharme enérgicamente.

Perdona guapo, es que ¡cualquiera se resiste con ese pechazo!

No puedo más, me marcho, «Ya mearé entre dos coches. Espero que no me vea nadie». Venga, sólo son 15 minutos hasta casa, aguanta. 10 minutos. Veo mujeres a los lejos, echo la mano de nuevo al móvil. Falsa alarma. 5 minutos.

«Joder, otra vez no…» Aquella mujer que veo a lo lejos ya me lo hizo pasar muy mal una vez. Me escondo donde puedo y llamo a un taxi.

Por favor, lléveme hasta el portal de mi casa.

Pero si eso es aquí mismo.

Sí, lo sé, por favor hágalo. Necesito llegar bien a casa.

Vale, ya lo entiendo. Tranquilo, a mí también me han acojonado por la noche por ir marcando paquete y aunque no lo marque. Parece que ya no podemos ir solos por la noche por la calle con tanta mujer. Nunca sabes sí vas a llegar vivo a casa, o sin haber sido violado por una de ellas. Menos mal que llevo mampara en el taxi. A este trayecto invito yo. Ten cuidado la próxima vez.

Gracias, ojalá un día pudieran ponerse en nuestra situación. Estoy harto de pensar en la ropa que debo ponerme para salir a la calle no sea que me vayan a hacer algo. Me visto para mí, para sentirme bien, no para atraer a nadie. Buenas noches, vaya con cuidado.

 

Sabemos que la historia es exagerada y sabemos que nunca le ocurriría de este modo a un hombre. También sabemos que, pese a ser una narración hiperbólica que busca una reacción por parte del lector, hay muchas mujeres que por la noche han sufrido alguna o varias de estas situaciones. Demasiadas han acabado aún peor. Algunas incluso no han llegado a ver la luz del día siguiente por culpa de personas como las que aquí se describen.

Al margen de géneros y edades, nadie está libre de sufrir el acoso o el abuso de otra persona. Por fortuna, a pesar de que este problema forma parte de la cultura en la que nos desarrollamos, hay quienes están luchando para que esto cambie y quienes nunca han permitido que suceda. Nos queda un camino muy largo por recorrer para que historias como esta pasen a formar parte solo de la ficción.

El hecho de ser mujer no debería ser el condicionante que determine el padecimiento de ningún tipo de acoso. Ninguna persona debería vivir con miedo de caminar por la calle. Cambia el chip. Tu libertad termina donde empieza la de los demás.

 

¡Suscríbete a nuestro contenido!
Facebook – Instagram – Twitter – Contáctanos

2 comentarios sobre “Anoche me sentí como un trozo de carne

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: